Unas breves palabras sobre nosotros

Leer más: Unas breves palabras sobre nosotros

La Comunidad nació el 8 de Diciembre de 1965, en el mismo día de la clausura del Concilio Vaticano II, cuando Enzo Bianchi empezó a vivir solo, en una casa alquilada, en la sección del pueblo de Magnano llamada Bose. Los primeros Hermanos llegaron tres años después, entre ellos una mujer y un Pastor reformado. Desde entonces, por la mañana, al mediodía y por la tarde, se celebra la Liturgia de las Horas cantada, se trabaja, se acoge a los huéspedes, se estudian las Escrituras y la tradición monástica y se vive la difícil pero fecunda aventura monástica y ecuménica.

Continuar leyendo

El origen de la comunidad

Leer más: El origen de la comunidad

El deseo y la necesidad de vivir radicalmente la expectativa de las promesas del Reino condujo al fundador de la comunidad, Enzo Bianchi - siendo aún estudiante de Economía y Comercio de la Universidad de Turín -, a reunir regularmente, a partir de 1963, en su apartamento en la Calle Piave, n.º 8 de Turín, un pequeño grupo de jóvenes católicos, valdenses y baptistas. 

Continuar leyendo

Hospitalidad y Acogida

Leer más: Hospitalidad y Acogida

Hermano, hermana, practica la hospitalidad consciente de que es Dios que viene a tu encuentro en el peregrino. Acogerás a cada huésped que viene a la comunidad como a Cristo en persona. A todos recibirás con honor, con simplicidad pero con delicadeza, y te esforzarás por creer que en ellos Cristo está presente.
La hospitalidad no es un servicio casual: es un ministerio que ejercitas en nombre de Cristo al mundo. (Regla de Bose 38.40)

Para reservas en la hospedería, por favor, utilicen el teléfono.
No podemos aceptar reservas por e-mail o fax
El correo electrónico sirve solo para pedir informaciones.

Tel: (+39) 015 679 185
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Continuar leyendo

El servicio a las iglesias

Leer más: El servicio a las iglesias

Hermano, hermana, no viniste a la comunidad para ti mismo sino para los hermanos, hombres y cristianos. La misión es una función de toda la iglesia que tu realizas al relacionarte con aquellos que no confiesan su salvación en Cristo. La comunidad no es un fin en sí misma: ella es enviada al mundo para anunciar la Buena Noticia. Por eso, el sentido de la misión la invade completamente. Para realizar tal misión, la comunidad puede emprender la creación de fraternidades. Como los discípulos de Cristo, enviados dos a dos, los hermanos en misión en una fraternidad son una señal del anuncio del Cristo presente. Hermano, hermana, tu provienes de una iglesia cristiana. No ingresaste en la comunidad para crearte una iglesia que te agrade, una iglesia a tu propia medida...

Continuar leyendo